Tercera temporada de Mundo viviente

De GuildWiki2.es
Saltar a: navegación, buscar
Mundo Viviente temporada 3.png

La tercera temporada del Mundo viviente nos cuenta sobre los hechos que pasarón despues de la muerte de Mordremoth en Heart of Thorns, y sobre que pasara con el Filo del Destino y el huevo de Glint.

La tercera temporada del Mundo viviente empezó el 26 de julio del 2016. Se requiere la expansión Heart of Thorns para jugarla.

Contenido

Anteriormente

Cuando Mordremoth fue asesinado, toda la magia que poseía fue liberada y ahora facciones vienen a reclamar. Entre esas facciones, principalmente encontramos al Manto Blanco, una organización de religiosos cultistas que adoran a los mursaat y están intentando obtener el poder de la hematites para resucitar a uno de sus dioses. Y mientras que dos dragones han llegado a su fin, todavía cuatro presentan una amenaza en Tyria.

Personajes importantes

Personajes principales

Otros aliados

Villanos principales

  • Dragones antiguos
  • Manto Blanco - El Manto Blanco es un culto de más de dos siglos. Al adorar a los mursaat, antiguos lanzadores de hechizos que residían en parte fuera de Tyria, como dioses, el Manto Blanco todavía tiene la intención de tomar el control de Kryta y al hacerlo, matar a la monarca actual: la Reina Jennah. La mayoría había creído que el culto había muerto hace mucho tiempo después de la guerra en Kryta, pero hubo rumores de que todavía existen.

Historia

Episodio 1: Desde las Sombras

Desde las sombras.jpg

Los amigos de Eir se han reunido en su hogar para recordarla como una heroína norn. Rytlock era el único miembro de Filo del destino que pudo presentarse. Zojja y Logan se estaban recuperando del ataque de Mordremoth, y Caithe no apareció. Rytlock decidió, que, con la muerte de Eir, era hora de formar un nuevo clan: Guardia de la Eternidad (Dragon's Watch en inglés). Rox llegó con un acompañante inesperado: Garm, muy herido pero vivo tras la caída del Pacto. Braham estaba ausente, matando a la progelie.

Al final del funeral, llega un mensaje de Taimi para indicar que deben ir a Rata Novus. Muchos asura habían empezado a investigar la tecnología de los Rata Novus, entre ellos el Concejal Phlunt. Taimi mantuvo el laboratorio de dragones en secreto para sus propios experimentos. Allí en el laboratorio, los chak hacían ataques, pero Taimi hizo nuevos descubrimientos. Había creado un mapa de líneas ley, e infiltrado en los sistemas de seguridad de Tarir, permitiendo esto controlar el estado del huevo de Glint. También mantenía un órgano de un chak para hacer estudios más profundos, conservándolo en una vaina infecciosa mordrem a pesar de las dudas del comandante del Pacto.

La General Almorra Soulkeeper llega a Rata Novus para ver al comandante. Con la muerte de Trahearne, el Pacto se ha quedado sin líder y Almorra propone al comandante ser el nuevo líder del Pacto, esta vez dirigiéndolo desde oficinas. El comandante rechaza la oferta. Llegan noticias de un sylvari: Canach. Ha dicho que el ministro Caudecus se dirige a la Jungla de Maguuma. La general Almorra ofrece su aeronave para volver a Linde de la Divinidad. De camino hay una tormenta mágica; una explosión masiva casi destruye la aeronave, pero justo cuando la explosión está a punto de alcanzarla, empieza a ser absorbida. La aeronave estaba dañada y paró en el Pantano de la Hematites, donde se ubica la hematites de Maguuma.

Taimi contactó con el comandante mediante un dispositivo de comunicación puesto antes de abandonar el laboratorio, que permitía rastrear sus movimientos y mandar noticias nuevas. Informa al comandante de un nuevo dominio que descubrió: devolver la magia de ciertos ataques. El comandante salió para investigar la zona. Muchos miembros del Manto Blanco estaban dispersos al igual que soldados del Pacto. Ambos estaban perturbados y potenciados por la hematites. También había amenazas de elementales de hematites y espíritus vengativos, que habían sido sacrificados para potenciar la hematites. el líder del escuadrón Bennett había formado un pequeño campamento para los supervivientes del Pacto. Los clérigos del Manto Blanco tenían dispositivos extraños que les permitía recoger la magia liberada que estaba por el aire del Pantano de la Hematites. El comandante se agencia uno de estos dispositivos.

En el cráter de la explosión el comandante se encontró con una cámara voladora, que parecía haber sido la fuente de la explosión. Inesperadamente, Caithe llega para ayudar con la investigación. Había vuelto a La Arboleda para hablar con el Árbol Pálido, que se estaba recuperando de los ataques de Mordremoth. El comandante decidió recrear todos los sucesos de la explosión, pero en una escala menor. Así, recogió un puñado de esquirlas de hematites repartidos por la zona. Mientras ayudaba, Caithe pidió perdón por su comportamiento respecto al huevo, indicando que la influencia de Mordremoth había hecho desconfiar de sus camaradas. Una vez recolectaron suficientes hematites, se repitió el ritual. Muchos que activaron el ritual murieron, pero uno (probablemente Caudecus) había absorbido muchísima cantidad de magia de hematites.

Llegó un mensajero de la Hoja Brillante, pidiendo ayuda al comandante. Canach, Rytlock y Marjory creían haber encontrado la ubicación de Caudecus, en un coliseo flotante sobre el Pantano de la Hematites. La ruta para encontrarlo estaba lleno de trampas, elementales de hematites y zelotes del Manto Blanco. Una vez el grupo llega a donde está el ministro, éste dice que es el líder del Manto Blanco, proclamando que gobernará el trono de Kryta. Desata un poderoso Ensamblaje de jade subyugado, una criatura que llevaba sin aparecer desde la época de los mursaat. Tras derrotar al ensamblaje de jade, Lázaro el Nefario, el último mursaat, aparece tras haber sido devuelto a la vida por el Manto Blanco. Lázaro llamó hereje a Caudecus y fulminó a sus detractores excepto a Caudecus y al grupo. El ministro escapa rápidamente utilizando el portal creado por Lady Valette Wi.

Canach se quedó insatisfecho tras fracasar su misión, porque Anise prometió que sería libre tras derrotarlo. El comandante asegura que Guardia de la Eternidad lo ayudaría. Justo entonces, Taimi contacta con el grupo con graves noticias: Primordus, el Dragón anciano, estaba activo.

Episodio 2: Llamas Ascendentes

Llamas Ascendentes.jpg

El comandante del Pacto y Rytlock visitaron a Taimi en Rata Novus, quien dice que Primordus verdaderamente estaba activo. Afortunadamente, Taimi encontró un simulador de entrenamiento que pudo reparar con ayuda de Moto para probar peleas contra destructores. También tenía malas noticias: Braham había enviado una carta diciendo que Jormag también estaba activo. Rytlock y el comandante recalibraron el simulador y Taimi presentó el resultado de su investigación; la energía ley se compone de varios tipos de magia. El órgano chak absorbía energía y la filtraba en magia de muerte. También había filtrado información de Primordus al consejo arcano, por lo que mandaron a algunos asura a investigar las islas del Anillo de Fuego. Cuando todo parecía ir bien, llegaron noticias del campamento del Anillo de Fuego: los destructores eran diferentes, más fuertes y que habían matado a Cami. Parece que los destructores habían ganado energía de planta y de muerte, tras las muertes de Zhaitan y Mordremoth. Rytlock fue solicitado en la Ciudadela Negra, y el comandante se adentró en la Bahía de las Ascuas.

Hay cuatro campamentos principales en la Bahía de las Ascuas: una investigación asura de los destructores, un campamento de piratas skritt cuyo líder era alguien llamado "Cararroca", un circo tras la catástrofe del naufragio, y otro grupo asura en el cráter. También había restos de una base mursaat en el noroeste, con torres etéreas y ensamblajes de jade. Al ayudar a los skritt, dejaron al comandante conocer a Cararroca, quien era en verdad el enano Rhoban, un enano decapitado, pero que podía hablar. Pidió al comandante activar máquinas de enanos dispersas por toda la isla para evitar que erupcione el volcán. Le dejó su dedo para hacerlo.

Tras activar los cuatro dispositivos y volver a donde Rhoban, el comandante tiene una visión del huevo de Glint, con un destello brillante. El comandante vuelve a Tarir y se encuentra con Marjory y con Caithe. Ruka informó que el huevo estaba a punto de eclosionar, pero solo el comandante estaba en sintonía con el huevo, así que fue el único que pudo entrar. Cuando el huevo eclosionó y salió la dragona, un enjambre de destructores atacó. El comandante estaba a punto de fallar su misión al estar rodeado de destructores, cuando Lázaro apareció y ofreció su ayuda para defender el vástago. El comandante reluctantemente aceptó la oferta y expulsó a los destructores. Cuando finalizó la batalla, Lázaro expresó su deseo por proteger la hija de Glint, diciendo que aprendió de los errores del pasado y que luchaban en el mismo bando contra los dragones. A pesar de la negación del comandante, Marjory aceptó ser su sombra para vigilarlo. La decisión también tenía que ver con el hecho de que era nigromante, para investigar la muerte de Lázaro y su resurrección. El comandante pidió a Caithe que se quedase a vigilar el vástago. Caithe preguntó por el nombre de la dragona, y el comandante contestó que Aurene, como si ya hubiese sabido el nombre desde el principio.

Episodio 3: Una grieta en el hielo

Una grieta en el hielo.jpg

Aurene ha mandado una visión de ella misma al comandante, llevándolo a Tarir para comprobar el estado de la dragona. La Luminosa ha preparado varias pruebas para poder educarla bien. Las pruebas estaban diseñadas para que Aurene recibiese clases de generosidad, amabilidad y de lucha. Una vez las pruebas se completaron, Taimi llamó por su dispositivo: ha tenido la idea de enfrentar a Jormag y a Primordus cara a cara. El comandante decide irse a las Picosescalofriantes para encontrar a Braham y derrotar un progelie con magia de Zhaitan o Mordremoth.

Unas investigaciones en Hoelbrak revelaron que Braham estaba en las lejanas Picosescalofriantes, en el norte. También hay rumores de un progelie raro por la zona. Braham se había ido al norte a buscar un pergamino místico, uno similar al que sirvió para romper el diente de Jormag. En lo más alto de Estrecho de Gorjaescarcha, un kodan con un brasero protegía la entrada, que estaba bloqueada por un bloque de hielo. El kodan ofreció una antorcha de la Llama de Koda para derretir el hielo y adentrarse en la Frontera de Escarchamarga. La zona estaba inhóspita, excepto por unos cuantos hijos de Svanir y un asentamiento de quaggan y kodan llamado Santuario de Eclipse del Pesar. Los líderes del santuario habían oído hablar sobre un progelie raro en la parte más fría al noreste, pero que era imposible alcanzar por las bajas temperaturas. Los svanir tenían una manera de acceder, así que el comandante se hizo pasar por un svanir. El chamán dio la fórmula de un elixir que protegía del frío, que usaba bayas de invierno frescas y huevos de grifo. Los grawl de la zona tenían la piedra caliente de la zona, y la dieron a cambio de un santuario a Chokochuka. Al recolectar todos los ingredientes, el elixir debía ser calentado en una zona de agua caliente.

Una vez el comandante se bebió el elixir, se dirigió al Frío Extremo, una cueva situada detrás de una catarata helada. Allí encontró un goliat progelie claramente tocado por la hiedra y la muerte. Una vez eliminado, el comandante recogió una muestra para Taimi y volvió al asentamiento. Los líderes tenían noticias importantes: Braham había sido localizado. Los svanir iban a por él, creyendo que era él quien robó la receta del elixir. Al escuchar esto, el comandante fue a buscar a Braham.

En La Cueva Apartada el comandante encontró a Braham, junto a Rox y a Garm. El comandante pidió perdón por el malentendido causado con los svanir, y procedió a informar a Braham sobre todo lo ocurrido. Braham estaba paralizado al descubrir que el comandante había dejado Filo del Destino para crear un nuevo clan, lo que Braham consideró un escupitajo en el honor de su madre y Snaff. El grupo avanzó por la cueva para buscar el pergamino. En la cueva encontraron una bestia de hielo con siervos. Tras destruir varios bloques de hielo, encontraron el pergamino que Braham estaba buscando. Lo cogió y fusionó con el arco de Eir para derrotar a la bestia de hielo. Braham estaba eufórico, y explicó su plan para matar a Jormag con el arco encantado y movilizando a los norn para poner fin a Jormag de una vez por todas. El comandante rechazó la idea diciendo que mucha gente moriría imprudentemente, así que explicó el plan de Taimi. Braham se enfadó e insultó al comandante acusándolo de sus acciones y regresó furioso a Hoelbrak junto a Garm.

En Hoelbrak, Braham disparó una flecha al diente de Jormag, rompiéndolo, mientras la gente lo vitoreaba. Era la señal de la leyenda: era el momento para derrotar a Jormag.

Episodio 4: La cabeza de la serpiente

La cabeza de la serpiente.jpg

La Reina Jennah ha llamado al comandante del Pacto para reunirse con ella en Linde de la Divinidad y en una reunión de ministros. Tras las recibir las noticias informando que Caudecus era el confesor del Manto Blanco y que Lady Valette Wi lo ayudaba, la Reina necesitaba saber cuáles de los ministros seguían siendo fieles al trono. Para ayudar a la reina, el comandante socializó con nobles y ministros, y recogió unos dispositivos espía que el Manto Blanco había preparado para escucharla. Con estas pruebas, la Reina Jennah reunió a todos los ministros en la sala de los ministros. Cuando los ministros se empezaron a quejar, cayeron esquirlas de hematites como proyectiles de catapulta viniendo del Lago Doric. La Reina mostró sus poderes de hipnotizadora y creó un enorme escudo de Retorno sobre la ciudad para evitar los proyectiles. La Reina empezó a luchar con el comandante a todos los traidores del Manto Blanco. Justo fuera de la sala del trono, apareció la ministra Estelle, proclamando que fue personalmente escogida por Caudecus para asesinar a la reina. Aunque la Reina estuviera atrapada, eliminó a todos sus soldados sin pestañear, dejando a Estelle sola. Justo entonces, apareció Logan Thackeray, aunque aún se estuviese recuperando de la vaina infecciosa. Eliminaron a Estelle, y Logan dirigió tropas para proteger el Lago Doric.

El asedio ya había dañado el Lago Doric, y las presas rotas hicieron que todo el agua del lago se drenase. Como Logan sabía que el Manto había infiltrado espías entre los serafines, pidió al comandante que rastrease los movimientos del enemigo. El Manto Blanco había atacado fuertemente, hasta el punto en el que habían pactado una alianza con los centauros de la zona potenciados por la hematites. Aun así, el comandante pudo sabotear los planes del Manto, y aseguró los asentamientos humanos y hasta se infiltró en el Fuerte Evennia.

Mientras tanto, la ofensiva de los dragones seguía en pie. Rox pidió a Braham un poco de paciencia, y el aceptó dejar que los norn explorasen los ataques de Jormag antes de lanzarse a por el dragón, aunque Braham ya hubiera llamado al grupo "Filo del Destino", un movimiento que el comandante consideró irónico. Afortunadamente, la investigación de Taimi sobre los dragones ya estaba dando frutos: con la ayuda de otros asura y los experimentos antiguos de Omadd, empezó a concebir algo que enfrentaría a Primordus con Jormag.

Con la invasión del Manto Blanco paralizada, el comandante volvió donde la Reina para discutir cómo eliminar a "la cabeza de la serpiente"; Caudecus, que se había refugiado en la propia Mansión Piedramazo. Planearon una operación: Logan y los serafines atacarían la mansión por la entrada, mientras que el comandante se infiltraría por detrás, con la ayuda de Demmi Piedramazo, la hija de Caudecus, que se había convertido en una agente de los susurros. Entraron en la mansión y se encontraron a la condesa Anise y a Canach por el camino. El grupo se encontró con Caudecus, esta vez con imbuido con poder de las hematites. Le dio un balazo letal a su hija Demmi, y fue perseguido hasta suis cámaras secretas. Aunque Caudecus terminó transformándose en una abominación brutal, fue derrotado.

Anise cumplió su prometido y liberó a Canach. Su sustituto sería Lady Valette Wi, como símbolo de luto por su amiga Demmi. De mientras, el comandante exploró la mansión, encontrando cartas sobre sus planes contra Kryta y el origen de la separación del Manto Blanco con él y con la Alta Inquisidora Xera. El comandante había hecho un descubrimiento impactante: Caudecus había saboteado el ritual de Xera para resucitar a Lázaro, cambiando uno de los aspectos. Así, su resurrección habría sido imposible, pero ya había un Lázaro mentiroso por Tyria; un impostor que había absorbido el poder de una hematites y que se había hecho pasar por un mursaat para su propio beneficio. Marjory ahora estaba en peligro.

Episodio 5: Punto de ignición

Punto de ignición.jpg

Taimi por fin había terminado de montar la máquina para matar a Primordus y a Jormag, y llamó al comandante para realizar las últimas pruebas. Nada más salir de la puerta asura, Kasmeer aparece por un portal, algo molesta. El comandante del Pacto cree que es por la preocupación por Marjory, pero en realidad Kasmeer se estaba quejando por no haber sido invitada a Guardia de la Eternidad. Después de algo de charla, decide unirse al clan.

Nada más entrar al laboratorio, se encuentran con siervos del dragón sueltos. Estaban siendo experimentando por Taimi y su máquina. Aunque la máquina ya estuviese lista, el concejal Phlunt debía ser expulsado de la zona, por si algo no fuese bien. El comandante consigue echarlo, pero justo aparece Marjory, diciendo que Lázaro había estado alzando una armada de mercenarios en una zona del Anillo de Fuego, alimentando su poder sin propósito alguno. También dice que Lázaro llevaba un espejo todo el rato, lo que le lleva a pensar a Kasmeer que el espejo es el foco de la ilusión que oculta su verdadera identidad. Para preparar una trampa y desmantelar la verdadera identidad de Lázaro, Taimi y el comandante prepararon tres espejos reflectantes. Aun así, Phlunt y su grupo volvió porque la puerta asura se había estropeado: Lázaro había atrapado a todos en Rata Novus. Taimi tuvo que tomar la decisión de abrir el laboratorio del dragón secreto, para poder abandonar la zona.

Justo cuando Phlunt y su compañía se van, aparece Lázaro, acompañado por unos cuantos guardaespaldas. Lázaro había oído hablar sobre la máquina para asesinar dragones, y preguntó al comandante por qué ocultó su existencia. Justo cuando Lázaro llega al núcleo de los tres espejos, Kasmeer desata la trampa, canalizando los espejos para romper la ilusión. Aunque Lázaro fue capaz de dispersar los espejos, el comandante y Guardia de la Eternidad peleó con los mercenarios y arregló los espejos. La verdadera identidad de Lázaro se había revelado. ¡Era Balthazar! El dios humano de la guerra y de las llamas. Kasmeer quedó paralizada por la sorpresa, y Marjory recibió un poderosa explosión de fuego, por lo que quedó abatida. Los esbirros de Balthazar entraron a luchar, pero Phlunt y los demás volvieron a ayudar al grupo (y salvar la investigación de Phlunt). Durante el desastre, Balthazar consigue robar la máquina y escapar. Marjory fue recuperada gracias a una médico asura, pero seguía herida y estaba disgustada porque Kasmeer no la ayudó al ver la identidad de Lázaro.

Afortunadamente, Taimi había puesto un dispositivo de rastreo en la máquina por si Phlunt la robase. La señal marcaba Draconis Mons, la mayor montaña del Anillo de Fuego. El comandante fue allí con un submarino desde Rata Sum, con soldados de la Vigilia. El contacto de Taimi estaba esperando en el campamento de llegada, pero fue misteriosamente tragado por unas hiedras. El comandante empezó a escuchar una extraña voz, guiándolo hasta llegar al contacto de Taimi. Allí se reveló la identidad de la voz: un espíritu druídico que pidió al comandante que abandonase la isla. Pero cuando el comandante explicó sus intenciones de perseguir a Balthazar, el druida aceptó y le ofreció ayuda.

Balthazar había escapado por la Garganta del Titán, el corazón del volcán. Para entrar allí y para no morir chamuscado, el comandante pidió ayuda a los druidas. El comandante debía liberar los cuatro druidas atrapados en diferentes zonas de la montaña. Para ello, tuvo que conseguir una llave de los gólem de Zinn, incluyendo a M.O.X., un antiguo gólem. Durante la exploración, Taimi revela que sus experimentos se habían ido de las manos, y que al derrotar más de un dragón la magia desestabilizaría Tyria, causando una enorme explosión en toda Tyria, eliminando toda vida en ella. Respecto a esto, la máquina debía ser destruida, aunque fuera el único arma contra los dragones. El comandante consiguió liberar a los druidas y recibió su bendición, que aportaba resistencia a las llamas del volcán.

Tras entrar a la Garganta del Titán, el comandante descubrió una especie de barrera mágica que impedía el acceso. Justo ahí, llega Taimi dentro de Pulgoso 2.0, protegido contra el calor pero desarmado. Aun así, tenía un escáner para detectar debilidades de ciertos objetos. Al escanear el sello de la barrera, se vio que había sido construida hace muy poco, por lo que desataron la magia de la barrera para romperla. El comandante bajó por el cráter, y rompió dos barreras más mientras evitaba los ataques de destructores mejorados que lanzaban bolas de fuego al comandante. Mientras eliminaba la tercera barrera, el comandante escuchó un rugido y todos los destructores se eliminaron de la zona, indicando que el dispositivo de Taimi se había encendido. El comandante bajó y encontró una plataforma en la que estaban la máquina de Taimi y Balthazar flotando, lanzando energía azul de Jormag a Primordus, y drenando su energía roja de vuelta. El comandante intentó provocar a Balthazar para pelear, pero en lugar de eso, invocó a Temar y a Tegon, sus sabuesos. El poder de Balthazar potenció a los sabuesos, así que esa energía debía ser extraída utilizando el escáner de Taimi.

Los sabuesos fueron derrotados, y Taimi preparó su dispositivo para sobrecargarlo y explotar, pero Balthazar lanzó un ataque inmovilizador. La máquina se sobrecargó, Balthazar absorbió más poder y se desvaneció, y Primordus se volvió a meter dentro de la lava. Taimi y el comandante fueron expulsados a una roca cerca de la zona, donde Taimi confirmó que Primordus había vuelto a dormirse y que probablemente a Jormag le había pasado lo mismo. Con los dos Dragones ancianos dormidos, Tyria podía descansar durante un poco más. Aun así, el destino de Balthazar permanece sin revelarse, junto con sus planes tras absorber tanto poder.

Episodio 6: El final del camino

El final del camino.jpg

En busca de más información acerca del retorno del dios Balthazar, el comandante del Pacto visita Linde de la Divinidad para hablar con un sacerdote de Balthazar. La condesa Anise ya estaba hablando con el sacerdote, que ansía luchar por la gloria de su dios. Anise llama al comandante para contarle algo: había descubierto que Balthazar tenía uno de los aspectos de Lázaro. Manda al comandante para que conozca a uno de los ejemplares que han ido en busca del aspecto. El comandante se encuentra a la ejemplar atrapada en una trampa de hematites. El comandante la libera, y, tras derrotar implacablemente a unos cuantos miembros del Manto Blanco, se recupera el aspecto de Lázaro mientras que el Ojo de Janthir vigilaba. La ejemplar pide al comandante que le de el aspecto, pero el comandante se niega a no ser de que la ejemplar le cuente sus intenciones. La ejemplar dijo que no puede contárselo, ya que hizo un juramento y al contarlo recibiría la pena de muerte.

De vuelta en Linde de la Divinidad, en el cuartel general de la Hoja Brillante, bajo uno de los mausoleos, Anise acepta al comandante dentro de la organización de la Hoja Brillante, para que la ejemplar, Ejemplar Kerida, revelase sus intenciones con los aspectos. Uno de los ejemplares se queja de que el comandante haga el juramento, pero Anise dice que ha estado vigilando al comandante durante mucho tiempo. Tras reforzarse con fuego, agua y piedra, la siguiente prueba era contemplar la destrucción del crómlech de Denravi. El comandante supera varias pruebas y hace el juramento para así convertirse en un miembro de la Hoja Brillante. Al final, Kerida le cuenta al comandante que su intención no era destruir los aspectos, sino que revivir a Lázaro para así asesinarlo con sus propias manos.

Un barco lleva al comandante a Orr, específicamente al Desembarco de la Sirena. Esa zona aguarda varios relicarios, uno para cada dios. Por algún motivo, el relicario de Melandru sigue activo, pero el resto no. El comandante explora la zona e intenta reactivar los relicarios para poder abrir el de Abaddon, que está ligado a los demás. La ejemplar Kerida avisa al comandante de no entrar y que no toque nada dentro del relicario. El comandante ignora ambas instrucciones. Cuando llega Kerida, ella empieza a dirigir la exploración, eliminando así los obstáculos a su paso. Con la ayuda del comandante, encuentran el Ojo de Janthir y el lugar en el que Balthazar escondió el quinto y último aspecto de Lázaro. Tras juntar los 5 aspectos, Kerida apuñala uno con el artefacto de la Hoja Brillante, dañando así muchísimo a Lázaro. Lázaro resucita enfadado tras recibir ese ataque sigiloso, pero se regocija al ver que Kerida era en realidad Livia, miembro de la Hoja Brillante desde hace mucho tiempo. Lázaro intenta volver a dividirse en aspectos, pero Kerida y el comandante consiguen detenerlo. En el último momento, Lázaro saca la Hoja Brillante de su cuerpo e intenta ahogar a Livia para matarla. El comandante, lleno de bravura, coge la Hoja Brillante del suelo y apuñala a Lázaro, dando así el golpe de gracia al último mursaat de toda Tyria. Livia le cuenta el comandante que ella es la de la leyenda, pero en vez de dar más detalles, le recomienda al comandante preguntarle al Ojo de Janthir sobre el destino de Balthazar. Esto funciona, y el comandante descubre que Balthazar está en el Desierto de Cristal.

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Compartir
Publicidad