Sangre y Hielo

De GuildWiki2.es
Saltar a: navegación, buscar
Mundo viviente temporada 5.png

Sangre y Hielo conocido en inglés como Saga de la Progelie (The Icebrood Saga), es la quinta temporada de Mundo viviente, accesible para los jugadores que poseen Guild Wars 2: Path of Fire. Se anunció el 30 de agosto de 2019 y comenzó con un episodio prólogo, Unidos por la Sangre, el 17 de septiembre de 2019. Sangre y Hielo ha sido descrita como una saga, y no otra temporada de Mundo Viviente.

Contenido

Trama

Sangre y Hielo se enfoca en los norn y los charr, mientras defienden sus tierras en las Lejanas Picosescalofriantes y el Hogar de la Legión de Sangre de la amenaza de Jormag.

Esta saga comienza con las cuatro altas Legiones charr reunidas en el Valle de Grothmar para celebrar la muerte de Kralkatorrik, mientras que Jormag comienza a agitarse en el extremo norte. A través de sus promesas de poder, el dragón ha acumulado un ejército considerable de Progelie.

Después del prólogo en el Valle de Grothmar, Rytlock, Braham y Jhavi Jorasdottir liderarán la aventura en las inhóspitos Lejanas Picosescalofriantes, donde los jugadores enfrentarán abominaciones extrañas, aprenderán sobre la historia de los Espíritus salvajes y se enfrentarán a Jormag.

Personajes importantes

Personajes principales

Sangre y Hielo.png

Aliados

Villanos principales

Historia

Prólogo: Unidos por la sangre

Pantalla de carga de Regresando a casa.jpg

Después de recibir una invitación para asistir a la reunión de las Altas Legiones de charr, varios miembros de la Guardia de la Eternidad se encuentran en la Ciudadela Negra antes de dirigirse al Valle de Grothmar. Marjory y Kasmeer llegan después de que el Comandante se encuentre con Rytlock, Gorrik y Braham. El pequeño grupo viaja en helicóptero hacia el norte antes de partir en diferentes direcciones, mientras que solo Rytlock y Braham se quedan con el Comandante. La tribuna Crecia Piedrabrillante los lleva a la ceremonia de apertura a un asiento especial reservado para el Comandante. Después del discurso de apertura del Imperator de la Legión de Sangre, Bangar Portaruina, se lleva a cabo una batalla ceremonial del "último" siervo de la Marca, liderada por Ryland, quien se reveló que era el hijo de Rytlock y Crecia. Sin embargo mas marcados aparecieron en el lugar, lo que obligó al grupo del Comandante a luchar contra ellos mientras ayudaba a Ryland a matar a los marcados. Sin embargo antes de que se pudiera dar el golpe final, Aurene pasó volando y cristalizó al siervo marcado que era objetivo de Ryland para terminar la batalla. La vista del Dragón antiguo sorprendió a la audiencia, sobre todo a Bangar, quien expresó su decepción por lo que percibía como el Comandante haciendo alarde de su poder.

Braham y Ryland se fueron a socializar y se emborrachan durante el festival, ocasionalmente informando sobre sus acciones a la Comandante o veces intencionalmente. Mientras tanto el Comandante participa en varios eventos y se reúne con todos los Imperators de las Altas Legiones, Malice Swordshadow de la Legión de Ceniza, Smodur el Inmutable de la Legión de Hierro y con Efram actuando como el líder de la Legión de la Llama en busca de paz. Rumores de problemas se están gestando en todo el campamento, con varios charr y atacando a los que no son charr que asistían al festival. Sin embargo en poco tiempo, Braham termina en la carcel por causar problemas estando borracho y llama al Comandante para que lo libere. Una vez liberado se dan cuenta que el arco de Braham no estaba entre sus posesiones cuando fue detenido.

El Comandante se unió a Rytlock y Crecia para confrontar a Bangar sobre los disturbios y los actos de violencia. Sin embargo Bangar desestimó los informes y, en cambio, optó por enemistarse con Rytlock, que reaccionó mal debido al pasado problemático. Se produjo una breve pelea entre los dos charr con Rytlock emergiendo como el ganador, mientras que Bangar lo instó a matarlo y asumir el cargo de imperator de la Legión de Sangre. Enfurecido pero consciente de la presencia de Crecia y del Comandante, Rytlock soltó a Bangar ya que no quería la carga de convertirse en el próximo Imperator y ya no quería nada más de Bangar. Saliendo de esa reunión, Rytlock y el Comandante fueron emboscados por una banda ruidosa de charr a quienes despacharon rápidamente. Antes de que pudieran dar sentido a todos los actos de violencia en el festival, el Comandante del Pacto fue llamado para enfrentar otra emergencia.

Al escuchar de Efram de que algunos charr habían estado causando problemas alrededor del fahrar y tratando de reclutar cachorros para una causa desconocida, Kasmeer colocó un disfraz hipnotizador en el Comandante para que se pareciera a Ryland, lo que permitiría al Comandante investigar a los líderes. El sendero finalmente condujo a la Sala de Guerra, donde Gorrik estaba cautivo por varios charr. El Comandante rescató a Gorrik de los secuestradores y descubrió que tenían la intención de sacar información de Gorrik sobre Aurene y sus debilidades. Poco después el Comandante escuchó que Bangar, Ryland y varias bandas de charr y de todas las Legiones, incluidos algunos Renegados, se habían dirigido a hacia las Lejanas Picosescalofriantes.

El Comandante, Rytlock y Crecia persiguieron a las bandas de guerras rebeldes solo para descubrir que Bangar había adquirido el arco de Braham con la ayuda de Ryland y estaba planeando encontrar y subyugar a Jormag para "igualar" las probabilidades contra Aurene, a quien él y sus seguidores consideraban una amenaza para los charr. Sin embargo debido a una tormenta de nieve el puente se destruyo y un elemental de hielo emergió, el grupo de Bangar escapó y la Guardia de la Eternidad tuvo que regresar a la fortaleza y esperar a que pasara la tormenta antes de perseguirlo. Sin embargo perturbados por las acciones de Bangar, Efram y los dos imperators decidieron permanecer en el lugar por el momento y controlar la situación mientras intentaban descubrir una conexión entre Bangar, los Renegados y los posibles agentes en todas las legiones.

Episodio 1: Susurros en la oscuridad

Susurros en la oscuridad.jpg

El Comandante del Pacto recibió una misteriosa llamada de Almorra Soulkeeper, invitándolos a la Fortaleza de Jora en la Marca de Bjora justo cuando la tormenta de nieve que había impedido el paso hacia el oeste había pasado. Intrigado por el extraño mensaje del general, tanto en tono como en redacción, el Comandante, junto con Rytlock, Crecia, Braham y Marjory viajaron a la fortaleza esperando encontrarse con Almorra y la Vigilia. En lugar de una bienvenida, se encostaron el lugar vacío; Al inspeccionarlo mas a fondo, descubrieron a sus ocupantes muertos, sacrificados con muy poca resistencia. El Comandante entró en el cuartel con Braham, solo para que ambos quedaran atrapados dentro, con las puertas misteriosamente selladas. Para escapar el Comandante usó un artefacto antiguo llamado Lente Cuervo que se encontró dentro. Con ella el Comandante y Braham abrieron la puerta con éxito y se unieron a los demás afuera.

Usando la lente para revelar visiones espirituales del pasado, el Comandante y Braham pudieron seguir el camino que habían tomado Jhavi Jorasdottir y Almorra, retenidas como rehenes por el norn de la fortaleza que parecía haberse convertido en uno de los Hijos de Svanir y traicionó a los Vigilia. La pareja siguió el rastro que finalmente condujo a una cueva helada, donde los antiguos compañeros del clan de Braham, Olar y Torrin, habían capturado a Jhavi, obligándola a escuchar los susurros de Jormag. Una vez que el Comandante y Braham derrotaron a los compañeros del clan convertidos y así liberaron a Jhavi, ella mencionó que el Fraenir de Jormag, un chamán malvado que lideraba a los Hijos de Svanir en el área, se escondía dentro del Sagrario del Cuervo y retorcía la magia para crear ventiscas y construcciones no naturales, para preparar para una invasión con la Progelie. Para entrar al Sagrario, el grupo necesitaría una segunda lente, y Jhavi sabía que la última lente había sido sostenida por Almorra. También le pareció extraño que Almorra hubiera llamado al grupo, ya que su comunicador había sido confiscado cuando ella y Almorra habían sido capturados.

El grupo se separó para buscar en los campamentos cercanos cualquier rastro de Almorra, y al hacerlo, cada miembro escuchó los susurros de una voz misteriosa que intentó fracturarlos. Los susurros afectaron a Marjory en particular cuando presenció una visión traumática de su hermana muerta Belinda mientras luchaba contra los Hijos de Svanir que estaban llevando a cabo un ritual nigromántico, y ella se retiró a la fortaleza para recuperarse de las visiones. El grupo finalmente descubrió una nota codificada en posesión de unos de los Hijos de Svanir, dejándole saber a Jhavi que Almorra se había dirigido a las Cuevas de Escarchaoscura. El Comandante investigó el área designada, solo para descubrir que Almorra había muerto hacía mucho tiempo, enterrada bajo algunos escombros con su espada asomando cerca. El Comandante juró descubrir qué había sucedido en las Cuevas de Escarchaoscura y vengar la muerte de la general.

Al recuperar la segunda lente, se usó ambas lentes para desbloquear la puerta que conduce al sagrario, y solo Marjory eligió quedarse atrás en la fortaleza. El sagrario había sido durante mucho tiempo una prueba para los havrouns del Espíritu del Cuervo, y el Comandante avanzó a través de la mezcla de laberinto místico y pruebas de escenarios descritos por el Espíritu. Notablemente las opciones ofrecidas solo parecían conducir a malos resultados, pero Jhavi explicó que esto fue por el diseño de Cuervo para mostrar que la vida no tenía respuestas directas a cada pregunta. Finalmente en la cámara interior, el grupo encontró al Fraenir de Jormag que había estado liderando a los Hijos de Svanir en el área. Después de ser derrotado el Fraenir fue reanimado de repente y usándolo de títere por Jormag, alegando que quería ayudar al nuevo Dragón antiguo Aurene a traer la paz eterna a Tyria y cómo Aurene y sus aliados finalmente se darían cuenta de que necesitaban la ayuda de Jormag para enfrentar las "cosas terribles que acechan más allá del horizonte ". Con el mensaje entregado Braham declaró que el grupo no debería creer la oferta de Jormag para una alianza. El Comandante estuvo de acuerdo, pero solo después de una larga pausa.

Episodio 2: Una sombra en el hielo

Una sombra en el hielo.jpg

Jhavi contactó al Comandante algún tiempo después de la liberación del Sagrario del Cuervo, transmitiéndole la información de que Rytlock y Crecia no habían informado durante días y Braham se había dirigido hacia el oeste por su cuenta para buscarlos. El comandante hizo lo mismo, espiando a un lobo espectral que hacía señas hacia el oeste. En el camino a Braham, el Comandante descubrió al lobo compañero de Eir, Garm, que estaba siendo atacado por los Hijos de Svanir, y condujo al Comandante a Braham después de que habían derrotado la emboscada. Al reunirse con Braham que estaba tan sorprendido por la repentina aparición de Garm como lo estaba el Comandante, la pareja y el lobo se dirigieron aún más al oeste hacia el remoto asentamiento kodan de Aguas tranquilas hablando. Varios de los kodan allí habían comenzado a perderse por los susurros que asolaban la región, especialmente porque el asentamiento ya había perdido su voz. Rytlock y Crecia fueron mantenidos cautivos en el asentamiento debido a que el kodan sospechaba que eran espías de Bangar, pero gracias a Braham y al Comandante que conversaron con la Garra del asentamiento llamada Buscador de la nube, los dos charr fueron liberados.

Buscador de la nube reveló que los susurros provenían de Drakkar, un campeón de Jormag que había corrompido al bisabuelo de Jhavi, Svanir para unirse a la causa del Dragón de Hielo y condujo a la creación del culto de los Hijos de Svanir en el pasado. Al absorber el poder de los espíritus perdidos del Buey, Águila y Glotón y la magia de los ídolos profanos de Jormag diseminados por toda la región, Drakkar pudo curarse y permanecer efectivamente inmortal y, por lo tanto, imposible de derrotar en su estado de poder actual.

Después de ayudar al kodan a fortalecer su base y purificar puntos de poder de la influencia de Jormag, Braham y Garm encontraron un santuario escondido del Lobo e invitaron al Comandante y a Jhavi a que fueran, mientras Rytlock y Crecia rastreaban los movimientos del ejército de Bangar. Al reunirse en el santuario, el grupo fue testigo de que el mismo Espíritu del Lobo apareció ante ellos y le encargó a Braham, que se había convertido en un norn elegido cumpliendo las condiciones de una antigua profecía al romper el colmillo de Jormag en el pasado, con la purificación de los santuarios caídos del Buey, Águila y Glotón y convencer a los espíritus perdidos para prestar su ayuda contra Drakkar. Para evitar que el campeón de Jormag se diera cuenta de lo que estaba haciendo el grupo, Jhavi se ofreció voluntariamente a llevar un escuadrón de la Vigilia y kodan para luchar contra Drakkar, que había empañado el nombre de su familia.

Braham viajó a los santuarios y los purificó por un corto tiempo con el Comandante y la ayuda de otra norma espiritual. Después de cada ritual, Braham se enfrentó a cada uno de los espíritus perdidos que se mostraron escépticos de su valía y desafió sus creencias. Sin embargo uno por uno, acordaron ayudar mientras Braham les demostraba su valía. Una vez que los santuarios se limpiaron y los ídolos de Jormag se hicieron añicos, las fuerzas de Jhavi y Buscador de la nube persiguieron a Drakkar a una cueva cercana, de modo que ya no podía recurrir a la magia del valle, mientras un grupo dirigido por el Comandante descendía a la cueva para arrinconar al campeón del dragón herido. Sin embargo el poder de Jormag se mantuvo fuerte, y Rytlock y Crecia cayeron bajo la influencia de los susurros, tratando de atacar al Comandante que al mismo tiempo peleaba contra Drakkar. El Comandante se vio obligado a noquear a la pareja antes de volver a pelear contra Drakkar, a quien Braham y los Espíritus perdidos atacaron y lo congelaron en forma cristalina.

Antes de que que el grupo pudiera celebrar su victoria, un fragmento del poder de Jormag, el Susurro de Jormag, emergió del cadáver de Drakkar y se reveló como la verdadera fuente de los susurros. Inicialmente ofreció hablar, pero el Comandante se negó a escuchar. El Susurro hizo que Braham dudara de sí mismo en la batalla que siguió, e incluso obligó al Comandante a luchar en su mente antes de que Bangar y Ryland llegaran de repente para ayudar. Al recuperarse del ataque mental, el grupo se enfrentó a Bangar, quien reveló que reclamaría el crédito por derrotar a Drakkar y usaría la hazaña como prueba de que solo él podía controlar a Jormag y balancear las Altas Legiones detrás de él. Cuando el Comandante protestó, Bangar les disparó con una flecha de fuego del arco de Braham mientras afirmaba que un choque entre los dos siempre había sido inevitable. Enfurecido por las acciones del Imperator de Sangre y preocupado por el Comandante, Braham finalmente pudo abrazar la bendición del Lobo para convertirse en el lobo y atacó a Bangar, solo para herir a Ryland que se interpuso en el camino para proteger su imperator. En la escaramuza que siguió, Bangar y Ryland se retiraron con su ejército, mientras que Crecia, Rytlock y Braham llevaron al Comandante herido a un lugar seguro.

Mientras el Comandante estaba desmayado, Aurene sintió su angustia e hizo que el grupo fuera al Ojo del Norte, donde podrían descansar, con el Comandante descansando junto al Estanque mágico. Al despertar y reunirse con Braham, Crecia, Rytlock y Jhavi, el Comandante en recuperación recibió respuestas de Aurene sobre lo que había sucedido en el mundo desde la batalla en la cueva y lo que Aurene había estado haciendo mientras tanto. Con el Comandante fuera del camino, Bangar había reclamado todo el crédito por derrotar a Drakkar, que comenzó a fracturar aún más a las Altas Legiones charr. Sin embargo Aurene le recordó al grupo que Bangar era solo una pieza en un todo más grande, y todavía no estaba segura de los verdaderos motivos de Jormag, por lo que sugirió que el grupo aguardara su momento y dejara que Bangar hiciera el primer movimiento en orden, para averiguar qué deberían hacer a continuación.

Visiones del pasado: "Fuego y acero"

Visiones del pasado- "Fuego y acero".jpg

Aurene le presenta al Comandante del Pacto el Estanque mágico en el Museo de Monumentos y le comparte una visión del pasado, dejando que el Comandante experimente lo que la banda de guerra de Ryland estaba haciendo entre los eventos del Prólogo y Susurros en la oscuridad.

La banda de guerra de Ryland guió con éxito su tanque a través de un terreno traicionero infestado de Enanos de la Cima de Piedra, pero no pudieron llegar hasta el Paso Bjora.

Bangar Portaruina y Ryland intentaron encontrar un nuevo camino a través de las Cuevas de Escarchaoscura. Durante su viaje se encontraron con Almorra Soulkeeper (que había sido secuestrado por los Hijos de Svanir bajo la influencia de Jormag). Aunque inicialmente trabajaron juntos para derrotar a la progelie, Almorra discutió con Bangar y actuando por orden de Bangar, Ryland derrotó a Almorra y Bangar luego la terminó e instruyó a Ryland para que ocultara el cuerpo.

Episodio 3: Sin cuartel

Sin cuartel.jpg

Con una sangrienta guerra civil entre los charr, Ryland propuso parlamentar a las recién formadas Legiones Unidas. Crecia extendió la invitación al Comandante del Pacto a quien se le recomendó que Rytlock los trajera a la reunión. El comandante llegó a la Costa de Bosquellovizna a mitad de la reunión, donde Ryland exigió que las Legiones Unidas se rindieran y apoyaran la campaña de Bangar. Las legiones charr aliadas se negaron, enfatizando los peligros del despertar de Jormag y oponiéndose rotundamente a recompensar al renegado Imperator de la Legión de Sangre por romper la frágil unidad entre los charr. Logan y Kasmeer llegaron durante la reunión con una tropa de Serafines con la intención de pagar a los charr por la asistencia brindada durante el Asedio de Linde de la Divinidad. Sin embargo, al ver la repentina llegada de los humanos, Ryland canceló el parlamento y ambas partes no obtuvieron nada del breve diálogo. Con Ryland fuera, los aliados se vieron obligados a decidir una táctica para derrotar al ejército de Bangar. Malicie y Smodur no estaban de acuerdo con la estrategia, Smodur estaba ansioso por enfrentar al enemigo de frente, mientras que el imperator de Ceniza estaba interesada en un enfoque mas sutil. Con la ayuda del Comandante, Crecia y los imperatores establecieron una estrategia militar. Mientras los líderes de las Legiones Unidas se concentraban en recuperar territorio de Ryland, Rytlock y el Comandante centraron su atención en mejorar la moral alrededor de los campamentos aliados.

Después de completar una variedad de tareas para los centuriones a cargo del apoyo, el Comandante estaba listo para entrar en el campo y detener a Ryland. Afortunadamente, Rytlock había escuchado a los oficiales del Dominio hablando de "sumergirse profundamente" mientras buscaban centuriones enemigos, una referencia secreta al cuartel general oculto de la Escuadra de Acero. Crecia dedujo que la base estaba en algún lugar de la Cuenca de Raizrota y acompañó al Comandante, Rytlock y los imperatores aliados al territorio aparentemente desocupado para investigar. Al localizar la base, Malicia y Smodur nuevamente no estuvieron de acuerdo sobre las tácticas. Malice buscó una operación encubierta sobre el enfoque ofensivo de Smodur para infiltrarse en el campamento del Dominio. Los aliados de Malicia estuvieron de acuerdo con su plan, sin embargo, una vez que llegaron a las puertas de la sala de guerra del Dominio, el impaciente Smodur sacó su arma y cargó listo para la pelea. A pesar de la falta de sinergia del equipo, los aliados derrotaron a las fuerzas del Dominio y sometieron a Cinder Templacero, el segundo al mando de Ryland. Smodur quería matarla para mostrar la fuerza de las Legiones Unidas, pero Crecia persiguió a los demás para que la mantuvieran prisionera para convencer a Ryland de que volviera a la mesa de negociaciones. Smodur regresó enojado al campo para luchar mientras Malice se dispuso a llevar el mensaje de la captura de Cinder a Ryland para que reanudara su parlamento.

Mientras esperaban noticias de Malicia, Rytlock y el Comandante prestaron su ayuda al imperator de Hierro. Smodur proporcionó información mínima a sus nuevos ayudantes, lo que los llevó a una misteriosa misión para cargar un cristal proporcionado por un chamán de fuego aliado de la Legión de la Llama. Después de cargar el cristal con el poder de un núcleo de llama, el Comandante entregó el dispositivo a un respiradero al este del Mirador de Petraj. Smodur reveló que el dispositivo era una poderosa granada que destruiría los recursos del Dominio debajo. Sin embargo, después de detonar la granada, se descubrió que los 'recursos' eran en realidad soldados del Dominio. Enojado por haber sido manipulado por Smodur, el Comandante y Rytlock fueron a inspeccionar el daño que habían causado. Entre las bajas en el campamento del Dominio se encontraba uno de los guardias personales de Malicia, lo que llevó a Rytlock a cuestionar la lealtad de la imperator de Ceniza. Al enterarse de la voluntad de Crecia de Ryland de reunirse, Rytlock y el Comandante regresaron a la base oculta del Dominio para reunirse con sus aliados.

Al enterarse del uso de un cristal abrasador por parte de Smodur en la destrucción de un campamento del Dominio, Smodur y Efram lucharon por la ética de la guerra. Después de que el Comandante intervino para terminar la pelea, Ryland llegó listo para hablar. Crecia parecía más fuerte en estas negociaciones ahora que las Legiones Unidas habían tomado la mayor parte de la Costa de Bosquellovizna del sur. Ella le pidió a Ryland que se uniera a las legiones después de perder a la mayoría de sus compañeros de guerra en la guerra y reafirmó los peligros de despertar a Jormag. Ryland, aparentemente interesado en hacer una oferta, exigió que dejaran ir a Cinder como muestra de buena fe, y Crecia reflexionó sobre su solicitud. Indignado de que esta propuesta fuera siquiera considerada, Smodur terminó las negociaciones clavando su daga en el cuello de Cinder. Ryland cargó contra Smodur, quien fue rápidamente protegido por la magia de Crecia. Sintiéndose traicionado, Ryland huyó hacia el Cruce del Lobo, donde el Comandante y sus aliados se encontraron con una Varinia Clamatormentas convertida en progelie y la recién fundada Legión de la Escarcha. Una vez que la Ministro de Moral fue derrotada, los aliados regresaron al antiguo escondite del Dominio, enojados con Smodur, y discutieron los planes sobre qué hacer a continuación. Malice reveló que tenía agentes dobles dentro de las fuerzas del Dominio que podrían proporcionar información sobre los movimientos de Bangar. El grupo acordó seguir luchando mientras esperaba que continuara una apertura hacia el Norte.

Episodio 4: Jormag desatado

Jormag desatado.jpg

Malicie convocó al Comandante del Pacto de regreso a Costa de Bosquellovizna con noticias de un plan para avanzar hacia el norte. El glaciar que les bloqueaba el camino a Bangar había retrocedido, revelando una cueva al final de la playa occidental. Con la costa custodiada por el Dominio, Malice ideó un plan para limpiar la playa y la cueva para establecer una base más al norte. El Comandante, Crecia, Rytlock y Braham se disfrazaron de soldados enemigos para destruir los cañones del Dominio que bordean la playa. Después de derrotar a un centurión de la Legión de la Escarcha, el grupo se encontró con uno de los agentes dobles de Malice. Les contó sobre la conversión masiva del Dominio en la Legión de la Escarcha que tuvo lugar en la Ciudadela de la Escarcha fuertemente fortificada. También se enteraron de que Jormag estaba dentro de la Ciudadela y estaba a punto de despertar. El Comandante continuó peleando en las cuevas hasta que pudieron unirse a Malicia en el campamento que ya estaba establecido frente a ellos. El grupo preguntó por qué Bangar querría convertir a tantos de sus propios soldados, y se preguntó si Jormag era realmente el que tenía el control. En espera de que las máquinas de asedio de Smodur se unieran a ellos, Braham fue a investigar algunas ruinas norn al sur de una posible entrada a la Ciudadela de la Escarcha mientras los demás se dedicaban a luchar contra el ejército de Bangar.

El Comandante se unió a Braham en las ruinas que resultaron ser el lugar donde los Espíritus de la Naturaleza se revelaron por primera vez a los norn. Frente a las ruinas había una puerta alta que conducía al torreón enemigo. Braham esperaba abrir la puerta usando el poder de los Espíritus y se ofreció a quedarse y estudiar más las ruinas. El comandante dejó Braham para eliminar las torres de comunicación enemigas y sabotear el Dominio. Mientras estaba fuera, Braham descubrió que necesitaría el poder de todos los Espíritus, incluidos los corruptos, para poder abrir la puerta de la ciudadela. El Comandante fue llamado de regreso al campamento poco después de terminar en el campo para resolver otro desacuerdo que involucraba a Smodur, y esta vez, a Braham.

Cuando el Comandante regresó al campamento, Braham y Smodur todavía estaban discutiendo sobre la estrategia. A Braham le preocupaba que un asalto directo fuera demasiado obvio y quería usar la entrada de las ruinas como una forma de infiltrarse en la Ciudadela de la Escarcha. Creyendo que la misión de Braham era tanto una pérdida de tiempo como de recursos, Smodur prefirió un asalto completo con toda la mano de obra centrada en la puerta principal de la Ciudadela. El grupo se dividió entre las dos opciones con Efram inclinándose a apoyar a Braham y Rytlock a regañadientes accediendo a Smodur. Antes de que el Comandante pudiera compartir sus propias opiniones, el campamento fue atacado por un ataque sorpresa dirigido por Ryland. Smodur fue asesinado a tiros antes de que pudieran reaccionar. Después de detener el ataque, el grupo tuvo que buscar un reemplazo para Smodur como comandante de las fuerzas de Hierro. Debido a la reciente experiencia de Efram luchando junto a Smodur y las limitaciones de tiempo, a Efram se le asignó el importante papel de liderar el ejército de las Legiones Unidas. Cinder decidió que el grupo debería estar abierto a la idea de Braham, pero que solo podían esperar hasta que su propio ejército estuviera listo para marchar o de lo contrario le estarían dando a Jormag demasiado tiempo para despertar. Braham estuvo de acuerdo y él, y el Comandante regresaron a las ruinas norn para continuar con sus intentos de abrir la puerta.

En las ruinas, el Comandante tuvo una visión de un chamán escondiendo los tótems de tres de los Espíritus menores. Braham explicó que tendrían que retirarse para abrir la puerta. Dejando a Braham atrás para demostrar su valía a los otros Espíritus Menores, el Comandante buscó los tótems perdidos. Cada Espíritu presentó un desafío para probar al Comandante antes de que pudieran obtener los tótems. Los tótems faltantes fueron custodiados por el Buey, quien puso a prueba la fuerza del Comandante; Glotón, quien probó su habilidad de comabate; y Águila, que transformó al Comandante en ave de rapiña para probar su velocidad en vuelo. Habiéndose ganado el respeto de cada Espíritu, el Comandante regresó a Braham para encontrar a Rytlock y Crecia ansiosos por abrir la puerta. Los Espíritus le dieron al grupo un acertijo a través de Braham, quien actuó como un recipiente desde el cual podían hablar. El acertijo dio pistas que ayudaron al grupo a reorganizar los tótems en un orden que desbloqueó el poder del Espíritu y abrió la puerta a la Ciudadela de la Escarcha. En el proceso, Braham se enteró de la verdad sobre el destino de la Lechuza de que no había perecido, como pensaban los norn, tras luchar contra Jormag durante el éxodo norn. De hecho, el Dragón Anciano la corrompió y se encerró en el Sagrario de la Naturaleza para evitar prestar su poder al Dragón de Hielo. Al abrir la puerta, Braham había liberado al espíritu corrupto, dándole a Jormag el poder que necesitaban para despertar. Lamentando sus acciones, Braham siguió a Rytlock, Crecia y el Comandante a través de la puerta trasera de la Ciudadela de la Escarcha mientras sus aliados afuera lideraban un asalto frontal a la fortaleza fortificada.

Cuando Efram y Malice atravesaron la entrada, el pequeño grupo del Comandante subió lentamente por la ciudadela mientras peleaban contra los soldados de la Legión de Escarcha. El Comandante llegó a la cima con facilidad, pero la habitación que albergaba a Jormag estaba sellada con una pared de hielo. La magia de Crecia no era lo suficientemente fuerte como para derretir el hielo, lo que requería una llama más fuerte para contrarrestar el poder de Jormag. El grupo necesitaba que Efram atravesara el muro, pero el ejército de las Legiones Unidas estaba bloqueado por gruesos muros de hielo que habrían tardado demasiado en atravesarlo. Para unir a los dos grupos, el Comandante agarró una Charrzuca que estaba por allí y abrió un agujero en el techo. Malice y Efram se unieron al Comandante volando a través del agujero y Efram pudo derretir el hielo que bloqueaba la habitación final con la ayuda de Sohothin. Cuando los aliados entraron en la habitación, encontraron a Bangar extrayendo el poder de los Grandes Espíritus de la Naturaleza con la esperanza de usarlo para controlar a Jormag. Cuando el comandante se enfrentó a Bangar, Ryland apareció y se unió a la lucha contra el imperator de Sangre. Con Bangar y Ryland en pleno combate, el Comandante centró su atención en liberar a los Espíritus de la Naturaleza del control de Bangar. Una vez que los cuatro espíritus fueron liberados, los aliados se unieron a Ryland para atacar a Bangar. A pesar de que Bangar fue superado en número, fue salvado por el despertar de Jormag, pero para su consternación, fue elegido para convertirse en la nueva Voz de Jormag y se convirtió en progelie en lugar de ser el campeón del Dragón Anciano como había esperado. En cambio, Jormag eligió a Ryland para convertirse en su campeón. Al aceptar la oferta, Ryland también se convirtió en progelie, pero mucho más fuerte, y huyó con el Dragón Anciano dejando atrás a Bangar. Una vez que se fue, Jormag habló a través de Bangar, prometiendo muchas conversaciones en el futuro. La ciudadela comenzó a derrumbarse y los aliados tomaron la rápida decisión de llevar a Bangar, que parecía perder la voz, al Ojo del Norte. A su llegada, Aurene compartió su preocupación por el despertar de Jormag. Bangar fue encarcelado y Aurene explicó que podía ser utilizado para hablar con Jormag, aunque parecía que solo podría ser cuando el dragón de hielo lo deseara. Sin saber qué había planeado Jormag, Aurene despidió al Comandante y le explicó que se pondría en contacto con ellos una vez que tuvieran una pista sobre el paradero del Dragón Anciano.

Enlaces externos

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Compartir
Publicidad